Durante más de 40 años, los camioneros japoneses han estado apilando luces, telas estampadas y otros adornos exagerados en sus camiones de trabajo, creando obras maestras móviles cubiertas con LEDs. Esta tradición de camiones decorados o “Dekotora” se originó en una serie de películas japonesas de los años 70 inspirada en Smokey and the Bandit titulada Torakku Yaro o “Truck Rascals”. Los conductores comenzaron a decorar sus vehículos al estilo de las películas de acción cómica con la esperanza de poder participar en las próximas películas. Eventualmente, los extravagantes camiones se convirtieron en una forma de vida para muchos trabajadores, con costos de decoración que a veces superaban los 100.000 dólares.

Aunque la forma artística está experimentando un declive después de alcanzar su punto álgido en los años 80 y 90, la Utamaro-Kai Association of Dekotora drivers ha comenzado a ayudar a recaudar fondos para diversas iniciativas benéficas, incluyendo áreas del país que han sido golpeadas por el reciente tsunami. La última serie del fotógrafo Todd Antony documenta a los hombres que están detrás de la asociación, echando un vistazo dentro de sus taxis para ver la personalización que entra en cada pieza de las máquinas.

Puedes ver más proyectos recientes de Todd en su sitio web o Instagram.

 

Vía: Colossal