Flanqueado por el bosque sueco, a orillas del mar Báltico, el estudio de arquitectura sueco Hermansson Hiller Lundberg ha diseñado la Norrnäs House, una vivienda en Värmdö en el archipiélago de Estocolmo.

Para contrastar con las formas orgánicas de la naturaleza circundante, el hogar ha sido diseñado como rígido y sobrio, pero la paleta neutra y la estética minimalista aseguran una relación armoniosa entre todos los elementos. Los arquitectos explican esta decisión de diseño: “Mientras que existe una tradición sueca de subordinar la casa al paisaje, aquí el objetivo ha sido crear una relación entre la construcción y el entorno basada en la tensión.”

Para satisfacer el deseo del cliente de habitar un hogar donde uno no está constantemente rodeado de objetos raramente utilizados, la vivienda se divide en tres volúmenes, caracterizados por su función. Una estética minimalista caracteriza el diseño interior, explican los arquitectos: “El sitio tiene una gran variación en su paisaje y al relacionarlo de forma diferenciada, los interiores sobrios adquieren carácter y riqueza. Los edificios se han desarrollado como una especie de cabaña primordial, a la manera de Semper, con una distinción entre plataformas estereotómicas y marcos tectónicos que atraen el espacio.”

Vía: Ignant