Snøhetta ha desvelado planes para Svart, el primer concepto de hotel positivo en términos energéticos del mundo por encima del círculo polar ártico. El diseño no sólo reduce su consumo anual de energía en un 85% en comparación con un hotel moderno, sino que también produce su energía propia. El edificio se extiende desde la costa, a los pies de la montaña Almlifjellet de Noruega, hasta las claras aguas del fiordo Holandsfjorden. La arquitectura y su forma circular ofrece vistas panorámicas y una conexión directa con el entorno natural.

La construcción del hotel hace referencia a la arquitectura tradicional de la región en forma de “fiskehjell” (una estructura de madera en forma de A utilizada para secar pescado) y “rorbue” (una casa tradicional de temporada utilizada por los pescadores). La referencia del rorbue se traduce en la estructura de soporte del hotel, construida con postes de madera resistentes a la intemperie que se extienden varios metros por debajo de la superficie del fiordo. Los postes aseguran que el edificio ocupa un mínimo espacio físico y dan al edificio una apariencia casi transparente.

En verano, los postes del hotel se doblan como un paseo marítimo de madera, mientras que en invierno se puede utilizar el mismo paseo marítimo para almacenar barcos y kayaks. La zona circundante al hotel sólo se puede acceder en barco y también hay planes para introducir un transbordador de barco neutro energético desde la cercana ciudad de Bodø hasta el hotel. “La construcción en un entorno tan precioso conlleva obligaciones claras en cuanto a la preservación de la belleza natural y de la fauna y flora del lugar”, dice el socio fundador de Snøhetta, Kjetil Trædal Thorsen. “Era importante para nosotros diseñar un edificio sostenible que dejara una huella ambiental mínima en este hermoso rincón natural del norte.

Desde el punto de vista medioambiental, se han empleado una serie de estrategias para garantizar que el hotel sea positivo desde el punto de vista energético. En primer lugar, Snøhetta realizó un extenso mapeo de cómo se comporta la radiación solar en relación al contexto montañoso a lo largo del año para optimizar la captación de energía. El resultado del estudio ha sido una premisa importante para el diseño circular del hotel y tanto las habitaciones como los restaurantes y terrazas del hotel, están estratégicamente situados para aprovechar la energía solar durante todo el día y las estaciones del año.

Vía: Designboom