En las montañas de San Esteban, Chile, se diseñó una pequeña cabaña como refugio para aquellos que llegan y salen de trekking y que necesitan un lugar para descansar y reflexionar sobre su expedición. Gonzalo Iturriaga Arquitectos está detrás del Refugio del Montañero, el que fue diseñado para incluir una cocina, dormitorio y baño dentro de una estructura geométrica.

La entrada se encuentra dentro de uno de los pliegues de la estructura, mientras que la abertura grande y llena de ventanas en la parte posterior aparece como si estuviera cortada del volumen.

La cabaña se construyó sobre pilotes suspendidos sobre el suelo, permitiendo la ventilación por todos los lados. El exterior está revestido de tablas verticales de pino con detalles metálicos.

El interior está diseñado con el dormitorio y el cuarto de almacenamiento en un extremo, que alberga el equipo de montañismo. El otro lado alberga el espacio abierto con vistas a la montaña.

 

 

Vía: Design-Milk