La residencia se encuentra en una de las primeras parcelas urbanas del distrito de Itaici, en la ciudad de Indaiatuba, interior de São Paulo: el Valle de Laranjeiras. Formada y constituida por una comunidad portuguesa, a principios de los años ochenta, lleva en sus calles los nombres de las localidades y ciudades de ese país.

El sitio, con 3.000m², tiene una suave pendiente hacia los dos lagos que existen en el fondo del valle. El proyecto creado por idsp arquitetos buscó implementar el edificio propiciando relaciones con algunos vecinos, manteniendo una inserción preexistente, altura y lógica, privilegiando la privacidad de los usuarios y creando caminos y sorpresas desde el acceso a la libre y completa contemplación del paisaje. Los espacios fueron distribuidos según la mejor exposición solar y orientados a los principales ejes visuales del exuberante paisaje del valle. Las áreas sociales y de servicios se ordenaron en la planta baja, en el centro del solar, integradas en los espacios de ocio, formando una “L”. En una meseta baja, en el fondo del sitio, se instaló una pista deportiva de hormigón y un campo de césped para la práctica del fútbol, asociados a escalones de granito que sirven como gradas. En el piso superior, hay cinco suites y una oficina.

El paisaje, las preexistencias y la historia de la formación de la asignación fueron las principales guías del lenguaje del proyecto. Sin embargo, este proyecto de arquitectura no tiene ninguna intención de mimetizar, sino de añadir un nuevo significado al valle, llamando la atención sobre la exuberante naturaleza que aún permanece en ese lugar. El proyecto buscó explorar aspectos lúdicos en las composiciones que alternan el hormigón aparente y el yeso blanco, cruzando el origen ibérico de la huerta con el legado del paisaje urbano del interior paulista, donde la dicotomía estructura-cercado es tan recurrente en los edificios.

Se adoptó el sistema de construcción en hormigón armado, tradicional y común en la región, por sus costos más asequibles. En los mostradores, chimeneas y lavabos se utilizaron materiales locales como granito rosado, mármoles y cristalitos. Pavimento cerámico en las zonas sociales y de ocio y bloque de madera en las zonas íntimas.

Vía: Archdaily.