La unidad de arte japonés (pronunciada Mé y que significa literalmente “ojo”) está detrás de una impresionante instalación en el Mori Art Museum. Titulada “Contact”, la instalación consiste en una única escultura instalada en los confines de una sala que imita la hinchazón de las olas en el mar.

La escultura luce muy real y captura casi perfectamente la textura de las olas mientras fluyen en el océano. Los visitantes tal vez no se sorprenderían de alejarse y regresar, sólo para descubrir que las olas se han calmado o han cambiado de forma. Está ubicada delante de una ventana, lo que cambia la forma en que experimentamos la pieza dependiendo de la luz del día.

La instalación forma parte de Roppongi Crossing 2019, una trienal que repasa el estado actual del arte contemporáneo japonés.

Vía: Spoon-Tamago