Kirguistán es un escabroso país de Asia Central que se ubica en la Ruta de la Seda, la antigua vía comercial entre China y el Mediterráneo. Las montañas Tian Shan, que rodean la antigua ruta de caravanas y dominan el país, son el hogar de leopardos de las nieves, linces y ovejas. En el sur, la milenaria ciudad de Osh tiene un enorme y activo mercado público que alguna vez fue una parada en la Ruta de la Seda.

La naturaleza en Kirguistán está realmente intacta y muchos lugareños viven como nómadas. Las carreteras del campo son bastante malas. “En realidad, me sorprendió que la mayoría están marcados como carreteras en Google Maps porque un coche de alquiler normal nunca sería capaz de conducir hasta allí. Necesitas al menos un 4×4 alto. Pero con un poco de esfuerzo podrás ver algo de la naturaleza virgen más hermosa que hayas visto jamás. Valles interminables con enormes montañas a su alrededor, lagos de color turquesa cristalino, águilas salvajes, cañones, lo que sea. Este país lo tiene todo. Me sorprendió su variedad de paisajes en un área bastante pequeña. Apenas unas horas en coche me llevaban de las montañas nevadas a paisajes que parecían la luna con cañones rojos y texturas sobrenaturales. Debido a las áreas remotas, hay literalmente cero contaminación lumínica aquí. Durante la noche mirando hacia arriba verás la vía láctea más brillante en el cielo que jamás hayas visto”, señala Albert Dros, fotógrafo de paisajes.

Cuando esté explorando los valles, verá a los lugareños de vez en cuando. Viven en yurtas. Las yurtas son pequeñas “casas” que parecen una gran tienda de campaña. Estas personas son en su mayoría pastores que cuidan del ganado en verano. Verás cientos de ovejas o caballos con glaciares al fondo. Es una vista realmente impresionante. Estos pastores viven sin ningún lujo como la electricidad o un baño. Todos los lugareños que conocí en las montañas eran amistosos. No hablaban mucho inglés, pero creo que disfrutaron de cierta variedad de compañía, ya que estuvieron en las montañas durante meses sin mucha conversación. Es la vida en su forma más simple. Me hizo pensar que si esta gente realmente necesita más. Viven día a día, con su ganado, sin preocuparse por nada en el mundo. Literalmente desconectados del mundo y viviendo en su propio mundo pequeño. Sólo sobreviviendo.

Revisa más del hermoso trabajo de Albert Dros con la cámara en su sitio web.