A menudo toma décadas o cientos de años para que un astronauta explore un planeta fuera del sistema solar. Para durar lo suficiente, los astronautas generalmente tienen que pasar por una hibernación a baja temperatura para despertar vivos cientos de años después.

Aunque el cuerpo está congelado, la conciencia no lo está. El cuerpo puede ser conservado por mucho tiempo, pero ¿qué hay de la conciencia? La conciencia tiene su propia expectativa de vida, así que una persona pensará que está muerta en sueño, mientras que en realidad no lo está.

Un viejo proverbio chino dice que “las hojas caídas vuelven a las raíces”, lo que significa que el último destino de un árbol es la tierra. La vida de una persona debería ser su tierra natal, incluso después de la muerte.

Este cortometraje es en realidad una película experimental sobre sueños.

 

Más información sobre sus creadores y este alucinante proyecto, acá.