La idea del proyecto Aphrodites nació hace unos 3 años cuando Charis Tsevis, diseñador gráfico, se mudó de Grecia a Chipre. La isla es, según la mitología griega, el sitio del nacimiento de Afrodita y el lugar exacto donde el mito localiza el ascenso de la diosa desde el mar está a unos 5 minutos de su casa. Toda la zona de Pafos está tan obsesionada con Afrodita y Tsevis no pudo resistirse a ser influenciado por el frenesí.

“Mi proyecto es un himno a la belleza femenina y a las diferentes versiones de Afrodita. A veces Urania, otros momentos Pandemos, a veces erótica, otros momentos inocente. A veces soñadora y a veces provocativa, mi Afrodita es siempre un mosaico hecho de azulejos de un icono retro de la naturaleza.

Las teselas de los afroditas (las piedras del mosaico) incluyen flores, plantas, frutas, pero también peces, pájaros y caballos que se refieren tanto a lo retro como a los museos. La belleza de Afrodita pasa lo efímero y entra en el museo. Se toma prestado de un mundo pintado por eruditos, biólogos o naturalistas que están en condiciones de dar la imagen de la mujer ideal de cada día que se baña en la luz de Chipre, literal y simbólicamente.”

Puedes adquirir sus increíbles piezas desde acá.