Las flores son las protagonistas en New York.

Durante los últimos meses los neoyorquinos han sido tratados con una vista inesperada durante sus viajes diarios, ya que los botes de basura al azar alrededor de la ciudad se han convertido en ramos desbordantes de flores coloridas. Las instalaciones temporales denominadas “Flower Flashes” son la idea del diseñador floral Lewis Miller Design que utiliza una mezcla de flores post-evento y material fresco para crear las exposiciones en las esquinas o alrededor de las estatuas, recordándonos algo de las instalaciones de Geoffroy Mottart en Bruselas. Puedes ver más sobre el trabajo de Lewis Miller en Instagram.

Vía: Colossal.