En su serie Again, Darab toma una emoción y la traduce a través de su lente.

El paisaje de Islandia es extraño en su belleza. Los desiertos dan paso a las pozas glaciales y el océano marino esculpe fiordos entre montañas nevadas. Para la fotógrafa húngara Zsuzsa Darab, todo esto proporciona el tema perfecto para una exploración del paisaje y la conciencia.

Con una paleta de colores que se mueve entre pasteles cálidos y frescos, la serie de Darab se acerca a la condición humana con imágenes muy recortadas y paisajes impresionantes. Así explica su práctica fotográfica: “La fotografía es similar a la psicología… un buen fotógrafo es también psicólogo, su propio psicólogo.” Compara un viaje al aire libre con una cámara en mano a una sesión de terapia, lo que hace que su decisión de vivir en Islandia no sea sorprendente. Para Darab la captura de imágenes es una forma de traducir pensamientos que ella no puede articular con palabras.

Vía: Ignant.