“¿Por qué una pintura está seca?” fue la sencilla pregunta que inspiró a Akiko Nakayama a crear Alive Paintings, obras que captan el movimiento vibrante, la fluidez, la energía y lo efímero de la vida al representar el flujo de la pintura y el agua.

Dependiendo de cuándo se congela el marco, las fotografías de las pinturas de Nakayama pueden parecer mapas de calor topográficos. Pero para apreciar realmente su belleza, las Pinturas Vivas deben ser “descongeladas” y observadas durante un período de tiempo ya que, por definición, cambian continuamente.

En lo que es un cruce entre el arte de la performance y la instalación, Nakayama usa una multitud de basters de cocina cargados de pintura y agua para agregar, mezclar, inclinar, soplar y agregar todo tipo de efectos extraños a sus pinturas, grabando y proyectándolo todo en una gran pantalla. El resultado es un espectáculo fascinante de movimientos orgánicos que se asemejan a la vida vista bajo una lupa.

En los últimos años también ha incorporado el sonido como otra dimensión a su trabajo, así como ha colaborado con diferentes músicos en shows alucinantes.

Puedes ver más sobre el trabajo de Akiko Nakayama en su sitio web.

 

Vía: Spoon-Tamago.