Corum presenta una nueva edición limitada, totalmente grabada a mano por Aleksey Saburov.

La moneda americana de cinco centavos, hecha de níquel y emitida poco antes de la Gran Depresión, valía tan poco que incluso los vagabundos la reelaboraban para obtener un miserable beneficio. Esto les valió el nombre de “monedas de vagabundo” (hobo coin), creadas a partir de un pequeño cambio acuñado por Estados Unidos a partir de 1913, como testimonio de un pasado de esperanza, creatividad y artesanía popular. Fueron la creación de trabajadores itinerantes que cruzaron el continente en trenes de carga, soldados que se dirigían al frente durante la Primera Guerra Mundial, o artistas sin dinero que buscaban un sueño americano fugaz.

Hoy en día, las auténticas monedas de los vagabundos se han vuelto extremadamente escasas, pero desde 1992, una organización independiente, la Original Hobo Nickel Society, ha conservado este patrimonio. El artista independiente Aleksey Saburov está ayudando a promover su renacimiento histórico. Grabador ruso residente en Nueva York, produce hobo coins del siglo XXI, subvirtiendo la imaginería popular y sus leyendas, demonios y creencias para crear verdaderas obras de arte únicas, micrograbadas en auténticas piezas de principios del siglo XX de cinco centavos.

Corum le dio al artista la oportunidad de mostrar su trabajo en su colección de relojes Coin, reviviendo el arte olvidado de las monedas de vagabundo especialmente para una edición limitada de piezas únicas. “El arte popular nunca muere, cambia a lo largo de los siglos“, explica Jérôme Biard, director general de Corum. “Nuestro papel es ser sus testigos, sus transportadores. La creatividad reside en la transposición de este arte a la edad moderna. La Moneda del Vagabundo encarna este deseo. Captura un fragmento de historia olvidada y la revive a través de un talento contemporáneo único“.

 

Vía: Worldtempus