Hay cosas de nuestro país que destacan en todo el mundo, como lo variado de los paisajes desde el norte hasta el sur del país, en donde poseemos el desierto más árido del mundo, los 5 Patrimonios de la Humanidad declarados por la UNESCO, el tercio de la producción de cobre del mundo, entre muchas otras. Pero hay algo en lo que tenemos exclusividad: somos el único país del mundo que tiene privatizada las fuentes de agua y las gestiones de esta. Sí, leyó bien, somos los únicos en algo que la ONU en 2010 declaró en una asamblea general que era un derecho humano esencial.

Para remontarnos al origen de cómo los gobiernos han cedido en forma parcializada la explotación del agua, que debiera ser un recurso del cual todos y cada uno de los chilenos somos dueños, hay que retroceder al año 1980, en donde la Constitución de ese año, redactada bajo dictadura militar, en el artículo 19 señala que: “Los derechos de los particulares sobre las aguas, reconocidos o constituidos en conformidad a la ley, otorgarán a sus titulares la propiedad sobre ellos.”

Este diarreico párrafo, un año más tarde es avalado por la redacción del Código de Aguas en donde mercantiliza y separa los dominios del agua sobre la tierra y, si bien la reconoce como bien público, también lo hace como bien económico, concediendo los derechos de apropiamiento de agua a particulares de forma gratuita y perpetua.

Pero esto no se detiene ahí, ya que los venideros presidentes democráticos fueron modificando esta ley constitucional para pavimentar el camino a la entrega de este recurso a los privados. Es así como en el año 1998, el presidente Eduardo Frei promulga la ley 19.549, la que modifica el régimen jurídico y da paso para que la empresa Aguas Andinas inicie su privatización, en donde se mantenía el 30% en propiedad pública. Luego, el presidente Ricardo Lagos deroga la ley que obligaba al Estado a mantener un porcentaje mínimo de la propiedad sobre un sector estratégico, como el agua potable. El punto cúlmine de todas estas modificaciones las coloca al final de su primer mandato el presidente Sebastián Piñera, quien vende las acciones minoritarias que mantiene la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) en las 4 grandes sanitarias del país, que son en Aguas Andinas, ESSAL (Empresa de Servicios Sanitarios de Los Lagos), ESVAL (Empresa de Obras Sanitarias de Valparaíso) y ESSBIO (Empresa de Servicios Sanitarios de Biobío).

Así, en no más de 30 años, uno de los recursos esenciales para la vida, ha pasado a ser administrado por las empresas, dando al mercado la posibilidad de usufructuar de él, existiendo hoy en Chile sólo una excepción en la comuna de Maipú, la única en el país en poseer una sanitaria 100% municipal, a través de SMAPA, que ha funcionado realizando autogestión desde 1950 y “cuya sustentabilidad y modelo más eficiente podría ser aplicado en diferentes comunas, mediante estrategias de las municipalidades o por plan provincial, teniendo en cuenta la facultad del Presidente de la República de caducar alguna concesión de servicio sanitario si las condiciones no corresponden a las exigencias legales o a las exigidas en lo establecido en el decreto de concesión”, señaló el abogado de la Fundación Newenko, Felipe Tapia, en entrevista a Diario U Chile en 2017.

Hace pocos días se celebró el Día Internacional del Agua, en donde se ha abordado el tema de la escasez del recurso en todo el mundo y en donde Chile da la nota a la hora de decir que somos el único país del mundo en tener este recurso natural repartido entre privados, donde los políticos son férreos defensores del sistema, pregoneros en cuidar el agua, bombardear nubes o construir carreteras de aguas en pos de mantener el sistema tal como está. Es de esperar que en algún momento se haga alguna modificación a las actuales leyes que rigen hoy y por la que muchos grupos siguen luchando, como MODATIMA, Fundación Newenko o la Coordinadora por la Defensa del Agua y la Vida, y que no descansarán hasta que se ponga en discusión este tema nuevamente y sea modificada esta ley.

Nosotros también debemos hacer una revisión en nuestras casas sobre el uso y mal uso que hacemos del agua, ya que en un futuro no muy lejano podemos vivir lo que hoy día sufre Ciudad del Cabo en Sudáfrica, la que debido a la escasez y sequías que azotan el país, cuenta los días para que los grifos queden secos y sólo puedan ser abastecidos por agua a través de camiones cisternas con un límite de 25 litros diarios.

Recomendaciones y estadísticas sobre el uso del agua en el hogar

Estos tips ayudarán a economizar agua en nuestras casas y contribuirán con una gotita ahorrada que puede salvar nuestra forma de vivir. Para finalizar y para que puedan asimilar la realidad que están viviendo algunos chilenos a lo largo de este país, les dejamos el pequeño documental realizado por MODATIMA, llamado “Secos”, en donde se retrata este problema, su origen y las vivencias de la gente afectada, que son iguales a ti o a mí.